Home OTROS SERVICIOS Degeneración Macular (DMAE)

Tratamiento de la DMAE con Lucentis

La Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) es una enfermedad degenerativa de la retina que causa la pérdida de la visión central y el detalle de las imágenes, manteniendo intacta únicamente la visión lateral o periférica. Los afectados habitualmente no pueden leer ni escribir, y esto les afecta de modo importante en su calidad de vida. Y al tratarse de una enfermedad que puede impedir a los pacientes realizar sus tareas cotidianas, la DMAE puede llegar a originar en los pacientes un retraimiento social.

El envejecimiento de la población española hace que esta patología tenga un impacto importante, ya que afecta al 4% de la población mayor de 55 años y su incidencia aumenta con la edad, de tal forma que a partir de los 75 años la prevalencia es del 8%. En España, se estima que afecta a más de 750.000 personas y que más de 3.000.000 están en riesgo de llegar a padecerla en los próximos años.

Existen dos tipos de DMAE, la seca o atrófica, más frecuente y de evolución más lenta, y la húmeda o neovascular, mucho más agresiva y con una rápida evolución hacia la pérdida de la visión central.

En la DMAE seca, aunque no existe un tratamiento curativo, se aconseja el uso de antioxidantes para intentar evitar o enlentecer la evolución de la enfermedad.

Los tratamientos para la forma húmeda de la DMAE han sido decepcionantes hasta hace poco, y en el 50% de los pacientes la enfermedad se hace bilateral en menos de 4 años.

Hasta el año 2.000 se utilizaba únicamente la fotocoagulación con Láser para intentar frenar la enfermedad, pero era una técnica destructiva que dejaba cicatrices permanentes y escotomas centrales (manchas negras en el campo de visión).
Posteriormente surgió el tratamiento denominado Terapia Fotodinámica (TFD), con la ventaja de ser un tratamiento relativamente no destructivo, pero su eficacia fue muy limitada y no mejoraba la visión de los pacientes en la mayoría de casos.

Recientemente, con la esperanza de mejorar estos resultados, han aparecido los tratamientos con fármacos anti-angiogénicos, con la intención de inhibir la aparición y progresión de los neovasos coroideos causantes de la enfermedad. Estos neovasos producen inicialmente un acúmulo de líquido por debajo y en el interior de la retina, y en fases más avanzadas una fibrosis y desestructuración de ésta. El resultado es la pérdida de la visión central.

Con los tratamientos con fámacos anti-angiogénicos se ha conseguido por primera vez que muchos de los pacientes afectados mejoren su visión. El Ranibizumab (LUCENTIS) y el Bevacizumab (AVASTIN) se han convertido en el tratamiento de referencia de la DMAE húmeda.

En nuestra clínica usamos LUCENTIS para tratar a nuestros pacientes con DMAE húmeda, y realizamos el seguimiento mediante Angiografía Fluoresceínica y/o Tomografía de Coherencia Óptica (OCT).

Esta última técnica diagnóstica ha supuesto también un gran avance médico al proporcionarnos unas imágenes de alta definición de la retina, sin precisar inyecciones de contraste endovenoso ni molestas luces de flash.

Disponemos desde hace unos meses del equipo CIRRUS OCT-HD (ZEISS), que nos ayuda enormemente en el diagnóstico y seguimiento de las personas con esta enfermedad tan invalidante.

Las previsiones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sugieren que en las próximas décadas esta enfermedad triplicará su prevalencia como consecuencia del incremento de la longevidad en las sociedades industrializadas. Además, y por el grado de incapacidad que genera, se apunta a que la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) será uno de los problemas sociosanitarios más importantes del siglo. Esperamos poner nuestro “grano de arena” en la lucha contra la DMAE aquí en Mallorca.